Protección de la empresa digital

Protección de la empresa digital

Ciberseguridad

Más información

Integramos la seguridad en el núcleo de su empresa

En una economía digital donde las empresas pueden llegar a una cantidad considerablemente mayor de personas, es necesario interactuar más rápidamente y tomar decisiones más rápido que nunca, ya que la confianza atrae clientes. Pero estas mismas capacidades también amplifican los errores y convierten la exposición al riesgo en sistémica, lo que puede significar perder clientes, cuota de mercado y valor.

El riesgo y la oportunidad son dos caras de la misma moneda. Para ganar la confianza de personas, ecosistemas y normativa en una economía digital, las empresas deben contar con una seguridad sólida en cada fase del recorrido del cliente. Y los nuevos productos y servicios deben ser seguros desde su diseño. Las empresas que implementen bien la seguridad disfrutarán de tales niveles de confianza que sus clientes los considerarán guías en su futuro digital.

Sin una seguridad robusta, las empresas no pueden aprovechar todas las oportunidades, ni atender a sus clientes de forma eficaz y aumentar las ventas. Un enfoque ágil y flexible en la seguridad les ayudará a gestionar el riesgo en toda la empresa. Adaptar continuamente sus defensas para afrontar las amenazas cambiantes y asegurarse de que su seguridad cumple con las últimas normativas hace que sean capaces de proteger sus datos, a sus clientes y su reputación.

La transformación digital significa utilizar nuevas maneras de trabajar y nuevas tecnologías para avanzar, pero implica nuevos desafíos en seguridad.

Migración a la nube

La nube es una plataforma fundamental para la transformación digital y ahora forma parte integral de los servicios IT, especialmente para las empresas más maduras en cuanto a prácticas digitales. Pero siguen existiendo preocupaciones clave en torno a la nube: la ausencia de controles de seguridad y de visibilidad de uso y problemas normativos o de conformidad. A medida que el mundo digital sigue creciendo y los perímetros de seguridad tradicionales empiezan a desvanecerse, los datos críticos y personales se han distribuido más ampliamente y están en riesgo ante las amenazas. La migración a la nube hace que la visibilidad y la gestión de seguridad tengan que coordinarse con un conjunto más amplio de implicados y de culturas de trabajo. 

El panorama de las amenazas se encuentra en aumento

Las nuevas amenazas de seguridad aparecen cada día y el malware crece a una velocidad sin precedentes. Tener visibilidad de estas amenazas a tiempo para mitigarlas es una batalla constante. El conocimiento de las amenazas es clave para comprender el crecimiento de la superficie de ataque pero, para que sea eficaz, debe ser procesable y tiene que procesarse. Tener in situ a las personas adecuadas, con conocimientos para respuesta en tiempo real es vital. 

Cambios y reglamentos

Como cada vez viajan más datos personales a través de las infraestructuras cloud y los dispositivos móviles potencialmente inseguros, se están desarrollando rápidamente marcos y normativas legales para proteger los datos del cliente frente a su exposición al riesgo. Las empresas deben reconsiderar los procesos y controles de seguridad existentes para asegurarse que cumplen los nuevos requisitos de normativa. 

Las normativas evolucionan para proteger los datos del cliente

La nueva normativa anima a las organizaciones a incorporar la seguridad “en su diseño”, no “de forma predeterminada”, pero la estrategia de la empresa no siempre se alinea con la de seguridad, lo que causa lagunas y vulnerabilidades potenciales. Los CIOs no siempre conocen exactamente los componentes de la infraestructura IT corporativa y terminan por emplear más tiempo en el mantenimiento de los sistemas existentes que en la búsqueda de nuevas soluciones. Muchos encuentran el obstáculo de las infraestructuras antiguas y tienen vulnerabilidades que se remontan a 2011. 

Cómo podemos ayudarle

La oportunidad en la seguridad digital se basa en tres áreas:

  1. Proteger lo que más importa. Es decir, proteger los datos independientemente de dónde viajen. 
  2. Aprovechar el Big Data: los dispositivos de seguridad, de red y de usuario producen ahora grandes cantidades de datos. El desafío actual consiste en dar sentido rápidamente a los datos, en tiempo real, para detectar e impedir amenazas internas y externas. 
  3. Cumplir con la normativa: necesita considerar su panorama de seguridad completo, porque respalda sus esfuerzos de conformidad y de protección de los datos.


Dado que operamos en más de 180 países y damos soporte a algunas de las empresas más grandes del mundo, a organismos estatales y a infraestructuras nacionales críticas, tenemos una perspectiva excepcional de la ciberdelincuencia. Desde nuestros 14 centros de operaciones de seguridad globales, 2.500 profesionales de seguridad están observando, aprendiendo, prediciendo y reaccionando constantemente a las últimas amenazas para proteger a nuestros clientes y a BT.

También le puede interesar :